Skip Global Navigation to Main Content
Skip Breadcrumb Navigation

Informe sobre Libertad Religiosa en Panama - 2007

PANAMÁ

La Constitución establece la libertad de culto, con algunas condiciones, y el Gobierno generalmente respeta este derecho en la práctica.

No hubo ningún cambio en el estado del respeto a la libertad religiosa durante el período cubierto por este informe y la política gubernamental siguió contribuyendo a la práctica generalmente libre de la religión.

No hubo informes de abusos o discriminación de la sociedad basada en la creencia o práctica religiosa.

El Gobierno de los Estados Unidos discute temas sobre la libertad de culto con el Gobierno como parte de su política global para promover los derechos humanos.

Sección I. Demografía religiosa

El país tiene un área total de 30,193 millas cuadradas y su población es de aproximadamente 3.2 millones.  El gobierno no recopila estadísticas sobre la afiliación religiosa de los ciudadanos, pero varias fuentes estiman que de un 75 a un 85 por ciento de la población se identifica como católica romana y de un 15 a un 25 por ciento como cristiano evangélico.  Grupos religiosos más pequeños incluyen a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones), con aproximadamente de 20,000 a 40,000 miembros, los Adventistas del Séptimo Día, Testigos de Jehová, los episcopales (entre 7,000 y 10,000 miembros), comunidades judías y musulmanas con aproximadamente 10,000 miembros cada una, hindúes, budistas y otros cristianos. Los Bahá’í locales mantienen uno de los siete Templos de Adoración Bahá’í del mundo.  Las religiones indígenas incluyen la de Ibeorgun (entre los Kuna) y la Mamatata (entre los Ngöbe).  También hay un número pequeño de rastafari.

Los miembros de la Iglesia Católica se encuentran por todo el país y en todos los niveles de la sociedad.  Los cristianos evangélicos también están dispersados geográficamente y volviéndose más prominentes en la sociedad.  Los miembros de los principales grupos protestantes, que incluyen a la Convención Bautista del Sur y otras congregaciones bautistas, la Iglesia Metodista Unida, la Iglesia Metodista del Caribe y las Américas y la luterana, provienen de las comunidades de negros antillanos y expatriados; ambas están concentradas en las provincias de Panamá y Colón.  La comunidad judía se concentra en gran parte en la Ciudad de Panamá.  Los musulmanes viven principalmente en la Ciudad de Panamá y en Colón, con concentraciones pequeñas, pero en aumento en David y ciudades de otras provincias.  La gran mayoría de los musulmanes son de descendencia libanesa, palestina o india.

Los misioneros estaban presente.

Sección II. Estado de la libertad de culto

Marco Legal / Político

La Constitución establece la libertad de culto, siempre que se respeten “la moral cristiana y el orden público”, y por lo general, el Gobierno respeta este derecho en la práctica.  El Gobierno, en todos los niveles, se empeña en proteger este derecho plenamente y no tolera su abuso por parte del sector gubernamental ni tampoco del privado.
El catolicismo disfruta de ciertas ventajas sancionadas por el Estado, por encima de las otras creencias.  La Constitución reconoce a la religión católica romana como “la de la mayoría” de los ciudadanos, pero no la designa como religión oficial del estado.
Los días de fiestas religiosas cristianas como el Viernes Santo y Navidad son días feriados nacionales.

La Constitución estipula que las asociaciones religiosas tienen “capacidad jurídica” y son libres de ordenar y administrar sus bienes dentro de los límites señalados por la ley, igual que las demás “personas jurídicas”.  El Ministerio de Gobierno y Justicia concede “personería jurídica” a través de un proceso relativamente sencillo y transparente.  La personería jurídica permite que un grupo religioso solicite todas las deducciones impositivas disponibles para organizaciones no lucrativas.  No se informaron de casos en que se le haya negado a organizaciones religiosas la personería jurídica o las deducciones impositivas asociadas.

A la mayoría de trabajadores religiosos extranjeros se les concede visas temporales de 3 meses como trabajador misionero.  Comúnmente se otorga una extensión de 1 año, pero un grupo religioso se quejó en el 2006  de que podía tomar hasta 4 meses recibir la extensión.  Los misioneros extranjeros que tienen la intención de permanecer en el país por más de 15 meses deben repetir todo el proceso de solicitud.  Por lo general, se otorgan dichas extensiones adicionales.  Los sacerdotes y las monjas católicas y los rabinos judíos son elegibles para obtener una visa especial de 5 años.

La Constitución dispone que se debe enseñar la religión católica en las escuelas públicas; sin embargo, los padres tienen el derecho de eximir a sus hijos de la enseñanza religiosa.  La predominancia numérica del catolicismo y la consideración que se le otorga en la Constitución generalmente no han perjudicado a otras religiones.

Restricciones a la libertad de culto

La política y la práctica del Gobierno contribuyeron a la práctica generalmente libre de la religión.

La Constitución limita el tipo de cargo público que pueden ocupar los líderes religiosos a aquellos que están relacionados con la asistencia social, la educación o investigación científica.

A diferencia del período anterior del informe, la Defensoría del Pueblo no recibió denuncias de niños rastafari que se les haya negado el acceso a la escuela pública por rehusarse a cortar su cabello. Según el Defensor, a los niños en los casos de años anteriores se les permitió regresar a la escuela sin que les cortaran el cabello.

Distinto al período anterior del informe, los oficiales de la embajada no recibieron informes de aplicación selectiva de requisitos para visa de trabajador religioso.

No hubo informes de prisioneros o detenidos por motivos religiosos en el país.

Conversión religiosa forzada

No hubo informes de conversión religiosa forzada, incluyendo la de ciudadanos estadounidenses menores de edad que hubiesen sido secuestrados o ilegalmente retirados de Estados Unidos, ni de que a tales ciudadanos se les hubiese negado el regreso a Estados Unidos.

Sección III. Abusos y Discriminación de la Sociedad

No hubo informes de abusos o discriminación de la sociedad basada en la creencia o práctica religiosa.

Los grupos cristianos, entre ellos la Iglesia Católica, Episcopal, Metodista, Luterana, Bautista, del Ejército de Salvación y la Ortodoxa Oriental participaron en un movimiento ecuménico exitoso dirigido por el Comité Ecuménico de Panamá, una organización no gubernamental.    Los miembros del mismo también participaron en un comité interreligioso que incluía a grupos religiosos de judíos reformistas, islámicos, budistas, bahaí, hindúes e ibeorgun.  El comité patrocinó conferencias para discutir temas sobre la fe y la práctica, y planificó celebraciones litúrgicas conjuntas y proyectos de beneficencia.  El comité es miembro de la Asamblea de la Sociedad Civil Panameña, un grupo coordinador de organizaciones cívicas que realiza supervisiones gubernamentales extraoficiales y ha sido la fuerza impulsora detrás de los pactos éticos sobre el trato hacia las mujeres y los jóvenes, la sociedad civil, el periodismo responsable y la descentralización.

Sección IV. Política gubernamental de los Estados Unidos

El Gobierno de los Estados Unidos discute temas sobre la libertad de culto con el Gobierno como parte de su política global para promover los derechos humanos.

Los oficiales de la Embajada también se reunieron con líderes religiosos para conversar sobre la libertad de culto.